Tradición y vanguardia en la costa por rutas en coche– Desde el Paraíso Canario en la Isla de Tenerife

Buenas, [email protected] a nuestro sitio web sobre La Isla de la eterna primavera. En este post te informaremos sobre uno de los puntos más destacados, que es sin discucion alguna uno de los sitios recomendados que si estas por Tenerife necesitas visitar obligatoriamente.

Te recomendamos que continues leyendo para descubrir más sobre que visitar, los restaurantes, aventuras agradables y donde quedarse a dormir en el área.

Santa Cruz

Al más puro estilo centroeuropeo pero con la mirada puesta en el mar, esta ciudad, la mayor de Canarias, es moderna, vanguardista y cada vez más cosmopolita.

A pie, en autobús o en tranvía tiene muchas paradas obligatorias. Su auditorio, donde las olas casi rompen y que es obra del arquitecto Santiago Calatrava. Un edificio singular donde puedes completar un día de visita con un espectáculo en directo de la más alta calidad: un concierto sinfónico, un ballet, un espectáculo de ópera o un concierto de rock. Muy cerca se encuentra la Calle de la Noria, que comienza en la Iglesia de la Concepción. A principios de mayo acoge los festejos para conmemorar el nacimiento de la ciudad y su arquitectura colonial ha sabido reconciliarse con el lado más intelectual de Santa Cruz. En los últimos años se ha convertido en un referente de las veladas chicharreras y acoge numerosas agrupaciones carnavalescas. También cuenta con multitud de restaurantes y bares donde degustar platos típicos canarios.

En el Museo de la Naturaleza y el Hombre puedes aprender sobre los antepasados ​​de las Islas. Se conservan varias momias de los aborígenes tinerfeños, los guanches.

TEA, Tenerife Espacio de las Artes, diseñado por Herzog & De Meuron, es uno de los últimos viajeros en subir al tren modernista de la capital. Aquí podrás disfrutar desde exposiciones de los artistas más famosos hasta un café en su cantina. La biblioteca del TEA se ha convertido en uno de los puntos de encuentro de los jóvenes universitarios de la ciudad.

Las calles Castillo, Pilar y San José, junto con la Plaza de la Candelaria y la Plaza de España, son un paraíso para las compras. Una gran zona peatonal donde las mejores firmas y marcas de moda se esconden tras los escaparates. Es difícil no caer en la tentación y este es el mejor lugar para hacerlo. Cualquier dispositivo electrónico se puede encontrar aquí a muy buen precio, además disfruta de muchos cafés con terrazas con vistas al lago que da a la Plaza de España.

No dejes de visitar el Parque García Sanabria, el pulmón de la ciudad. Casi 200 especies diferentes de plantas conviven y es el lugar ideal para sentarse y emborracharse de naturaleza. No te preocupes por la hora, su curioso reloj de flores te indicará la hora en cualquier momento. Si das un paseo por las vigorizantes Ramblas, podrás ver la Exposición Internacional de Escultura Callejera inaugurada en 1973 con obras de Martín Chirino, Henry Moore, Joan Miró y Óscar Domínguez, entre muchos otros artistas, que ahora forman parte de la patrimonio de la ciudad.

Teresita pequeña

Aprovechando una visita a Santa Cruz, hacemos una escapada al barrio marinero de San Andrés. Sus chozas han resistido los vaivenes del mar, y sus habitantes siguen pescando vivos. Este es otro gran lugar en la isla, donde puedes parar y disfrutar de un magnífico pescado, solo, camarones o chopitos. San Andrés jugó un papel importante en la defensa de la isla durante la conquista. Prueba de ello es el castillo semiderruido al final de su avenida.

La Playa de las Teresitas, a escasos metros de la ciudad, esconde unos kilómetros de arena dorada. Es un remanso de paz para los chicharreros (como se conoce a los habitantes de la capital), su pequeño paraíso en el que evadirse de la cotidianidad. Esta playa es única. Sus aguas son tranquilas y cristalinas y recorrerla al atardecer es una experiencia que recomendamos.

De El Rosario a Güímar

Los municipios vecinos de El Rosario, Candelaria, Arafo y Güímar dibujan una línea continua, junto a la carretera TF-1, por el lado sur de la isla. Desde la costa, El Rosario se adentra en la zona de La Esperanza, a la que se accede desde La Laguna por la carretera TF-24, la misma que conduce al Teide. Sus montañas son visitadas por turistas y lugareños que aprovechan para practicar equitación, bicicleta de montaña o trekking.

Candelaria es más conocida por su Basílica, donde se venera a la Virgen del mismo nombre, patrona de Canarias. El convento dominicano anexo alberga un interesante museo dedicado a la Virgen. Junto a la gran plaza que precede a la entrada a la Basílica, una magnífica colección escultórica reúne las figuras de los que se dice que son los últimos menceyes guanches.

Camina por una de las calles que conducen a la Basílica y te encontrarás cara a cara con los guanches, antiguos habitantes de las islas que, según cuenta la leyenda, fueron quienes la encontraron. Son los guardianes de la Virgen que, de espaldas al mar, miran con recelo a las miles de personas que lo visitan cada año. El fervor provoca que muchos visitantes se lleven un recuerdo en forma de una pequeña imagen o figura de la Virgen. Si quieres, puedes comprar un ramo de flores en oferta que encontrarás en las numerosas florerías de la zona. Si todavía no quieres preguntarle a la dueña cuándo vas a volver a casa, te sugerimos una: pídele que vuelva. ¡Hasta el año que viene!

En el barrio de Santa Ana se encuentra uno de los centros cerámicos más famosos de la isla: el centro cerámico Casa las Miquelas. En él podrás ver en directo la forma en que se elaboran los productos y adquirirás, entre otras cosas, jarrones como hacían nuestros antepasados.

Entre sus tesoros, Candelaria esconde unos kilómetros de playa de fina arena negra y brillante. ¿Qué mejor masaje para tus pies que caminar sobre ellos? Alégrate, privilegios como este no se encuentran en otros lugares. Decenas de restaurantes te esperan con una carta que te hará la boca agua. Como pueblo de pescadores, ofrece pescados y mariscos frescos, que puedes disfrutar mientras disfrutas del murmullo de las olas, una ligera brisa y las vistas al Océano Atlántico. De la postal.

Si continúas por la carretera del sur, o si prefieres el «camino viejo» (TF-28), llegarás a Arafo y Güímar en poco tiempo. Hay ciudades dedicadas a la agricultura que surgen en un fértil y vasto valle. Justo al borde de la costa, Malpaís de Güímar es una original zona volcánica que te recomendamos visitar, con sus contrastes entre el negro de la lava y el verde de las moras y los cactus.

Uno de los rincones más visitados de Güímar es el Parque Etnográfico Pirámides de Güímar, fundado por el explorador noruego Thor Heyerdahl. Sus misteriosas edificaciones, que recuerdan a las pirámides de Egipto o Mesopotamia, son uno de los tantos atractivos de este divertido e interesante lugar.

Arafo es hermoso en sí mismo, con la vida campesina desarrollándose en paz. Aunque también es conocida por la afición a la música de sus habitantes, y por ello, entre sus edificios destaca el Auditorio Juan Carlos I.

Arico y Fasnia

Arico es un país ubicado en la montaña, y alberga tres maravillas en una: Arico el Viejo, Arico el Nuevo y Villa de Arico, ciudades que aún conservan ese aire tradicional y auténtico, perfecto para disfrutar de la naturaleza y toda la autenticidad isleña. aprovecha para comprar productos como el queso, la miel, los tomates o el gofio ahumado, algunas de las delicias de la zona. En la cercana Fasnia también podrás sumergirte en la vida campesina y las costumbres de la parte más natural de Tenerife.

Esto es todo hoy, espero que te haya sido útil. Para más detalles no dudes en visitar Tenerife-City..

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.